El Ayuntamiento reforzará este verano la seguridad en las playas del municipio y zonas aledañas con un dispositivo que superará el centenar de efectivos e incrementará las torres de vigilancia, los puestos de primeros auxilios y la cifra de socorristas, que sumó un total de 41 la temporada pasada y este año alcanzará los 50 durante los meses de julio y agosto. Así lo ha anunciado el concejal del ramo, José Eduardo Díaz, que ha mantenido una reunión de coordinación con los servicios de emergencia “para determinar la distribución de funciones y establecer los mecanismos del operativo”. El edil ha precisado que “es un equipo muy amplio y variado, que se desplegará en los puntos que se han considerado más necesarios después de la experiencia previa durante la pandemia” y ha detallado que “está en alerta durante todo el año, pero entre principios de junio y finales de septiembre se intensifica debido a una mayor afluencia de visitantes”.

Díaz, que ha estado acompañado por la directora general de Playas, María Victoria Martín-Lomeña, ha especificado que se instalarán hasta 18 torres de vigilancia a lo largo de los 27 kilómetros de litoral, tres más que la temporada pasada, y habrá cinco puestos de primeros auxilios, cuatro más que en 2021. Ha avanzado que Protección Civil aportará 57 voluntarios, contando con patrones de embarcación y tres motos de agua para dar apoyo a la unidad subacuática de bomberos, así como personal que realizará labores de vigilancia en una veintena de bicicletas que recorrerán los paseos marítimos. El dispositivo tendrá siete bomberos de refuerzo durante toda la época estival, que llevarán a cabo labores combinadas de prevención de incendios y rescate acuático, un servicio que también dispondrá de una embarcación, dos motos de agua y dos buzos. Respecto a la Policía Local, ha indicado que sumará seis quads al operativo.

Por su parte, Martín-Lomeña ha explicado que la empresa Socorrismo Málaga, que vuelve a prestar labores de salvamento en el municipio por segundo año, comenzó a trabajar en Semana Santa y durante los fines de semana posteriores, pero a partir del próximo 1 de junio lo hará de 11.30 a 18.30 horas, un horario que en julio y agosto se extenderá hasta las 19.30 horas, de lunes a domingo. Ha subrayado el esfuerzo presupuestario de cara al verano, con una dotación anual que pasa de 636.000 a 710.000 euros, lo que supone un incremento del 12%, y que se refleja en la mejora del servicio. En este sentido, ha resaltado que en junio y septiembre, la concesionaria aportará también dos ambulancias, con enfermería y dotación TES (Técnicos de Emergencias Sanitarias) que se ampliarán hasta tres en julio y agosto. También tendrán apoyo de dos motos de agua, con bases en San Pedro Alcántara y Pinomar, que en el periodo de mayor afluencia sumará una más, así como dos vehículos de intervención rápida, un turismo y un tipo buggy 4×4. Además, la base central estará situada en La Bajadilla, junto a la de Protección Civil, “para garantizar la máxima coordinación y ofrecer la mejor atención a los usuarios”.