El Teatro Municipal fue escenario de una noche mágica para la población local, que pudo encontrarse con su pasado, incluso su patrimonio sentimental, plasmado en las páginas de “Un horizonte infinito”, el libro integrado en la colección “Las miradas del tiempo”, que edita la Diputación Provincial, con la misma fórmula, pero deteniéndose en distintas localidades malagueñas.
Esta vez era el turno de Istán y tras la confección de la obra había un intenso trabajo de documentación, tanto en la recopilación de las imágenes, aportadas por los propios vecinos, como para la confección de los textos que las acompañan, obra del periodista y escritor Cristóbal González.
“Esas fotografías que hay en una caja de galletas de cualquier hogar”, como coincidieron en señalar los intervinientes en el acto. El alcalde, José Miguel Marín, confesó que, al principio, recelaba de que el proyecto pudiera salir adelante, “porque no sabíamos si la calidad de las imágenes cumpliría los requisitos”, indicó desde el atril.

Los diputados provinciales, Manuel López y Víctor González, de Hacienda y Cultura, respectivamente, saludaron a la concurrencia desde el escenario, antes de que el escritor, Cristóbal González, leyera algunos pasajes de la obra.
El alcalde retomó el micrófono para agradecer también la labor del centro de ediciones de la Diputación, el CEDMA, señalando, especialmente, a José Antonio García y Miguel Ramos. A este último le invitó a subir al atril para dirigir unas palabras al público, que pusieron el broche a la velada, junto a una proyección de las imágenes incluidas en la obra, acogida con mucha ilusión por los presentes en el teatro. La ceremonia contó, asimismo, con la amenización musical, a cargo del trío Jazz Jittergub.