Marbella fija las líneas estratégicas de su nuevo planeamiento

El Pleno del Ayuntamiento, en sesión extraordinaria, ha fijado hoy las líneas estratégicas del nuevo urbanismo de Marbella con la aprobación y presentación de destacados asuntos para la ciudad como los criterios y objetivos generales del futuro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y la modificación de las normas urbanísticas del Plan de 1986. 

​La concejala de Ordenación del Territorio, María Francisca Caracuel, ha explicado que la pasada Junta de Gobierno Local aprobó el los criterios y objetivos generales del futuro PGOU, “convirtiéndose en el primer documento que conformará el próximo Plan General de Marbella y que ha tomado como base el Plan Estratégico de la ciudad 2002”. Los criterios, que se expondrán al público en la página web del Ayuntamiento durante un mes, giran en torno a cinco ejes: sostenibilidad ambiental, económica y social; articulación territorial; excelencia urbana; cualificación turística y capacidad innovadora. 

​Caracuel, que ha asegurado que este documento “tiene todas las referencias que el Avance debe contemplar”, ha recordado que “con la llegada al Gobierno el pasado mes de septiembre, nos encontramos el contrato que adjudicaba a un equipo de la Universidad de Málaga la elaboración de los pliegos para la redacción del nuevo PGOU, unos pliegos que esperamos en el plazo de un mes y con los que se dará el pistoletazo de salida a este importantísimo documento para la ciudad”. 

​Por otro lado, el Pleno, con el voto favorable del equipo de Gobierno y en contra de los grupos de la oposición, ha dado luz verde definitiva a la modificación de las normas urbanísticas del Plan General de 1986, “un documento fundamental para devolver la normalidad en esta materia a la ciudad”. “Era vital esta aprobación porque no podemos funcionar con unas normas de hace más de treinta años”, ha señalado la edil, quien ha destacado, entre otros avances, “el tratamiento que se da al régimen de fuera de ordenación, ya que hasta la fecha había muchas viviendas que no podían realizar ni una mínima obra salvo las de saneamiento y mantenimiento”. 

​En cuanto a la tramitación de las normas urbanísticas, ha indicado que “cuando regresamos al Ejecutivo local hace 8 meses nos encontramos las mismas en un cajón con 181 alegaciones presentadas”. “En este tiempo hemos resuelto las mismas, estimándose un total de 90; lo llevamos a aprobación provisional en noviembre de 2017 y, posteriormente, en segunda ocasión, para cumplir con las indicaciones de la Junta de Andalucía, y ahora lo traemos para el acuerdo definitivo una vez recibido el informe favorable de la administración autonómica”, ha detallado.