El Ayuntamiento y la UMA impulsarán un Plan Estratégico para el sector del turismo de calidad

El Ayuntamiento impulsará, con la participación de la Universidad de Málaga (UMA), un Plan Estratégico de Turismo para reforzar la posición de Marbella en el sector de calidad. La alcaldesa, Ángeles Muñoz, y el decano de la Facultad del ramo, Antonio Guevara, han firmado hoy el protocolo para la elaboración del documento, que marcará la política del municipio en este ámbito durante los próximos años. La regidora ha agradecido al responsable de la institución educativa su cooperación “para estudiar hacia dónde va este sector en un momento, además, marcado por la actual crisis derivada de la pandemia”.

La primera edil ha subrayado que “el plan servirá para establecer los ejes necesarios con el fin de optimizar y potenciar nuestros recursos y servicios y restaurar el tejido productivo” y ha añadido que “tenemos que prepararnos con todas las armas disponibles y qué mejor manera de hacerlo que de la mano de los expertos de la universidad y del Instituto Universitario de Investigación de Inteligencia e Innovación Turística, que se encargará de elaborar el documento”. “El objetivo pasa por seguir posicionados como un referente mundial en la calidad de nuestros servicios e infraestructuras y como destino ideal para visitar, vivir e invertir”, ha señalado.
Asimismo, ha expresado que “como administración estamos obligados a conocer mejor todas nuestras ventajas competitivas y que no están suficientemente explotadas, así como los puntos fuertes y débiles y las estrategias a seguir para revertir los negativos y fortalecer los positivos”. “Queremos seguir estando a la vanguardia turística y este plan nos permitirá conseguir este objetivo estratégico y estar preparados para cuando salgamos de la actual crisis, en todos los ámbitos, provocada por el coronavirus”, ha manifestado la regidora.

Por su parte, Guevara ha agradecido al Ayuntamiento “su apuesta” por la UMA para elaborar el documento, que previsiblemente estará finalizado en el plazo de 5 meses y que contempla medidas a corto (2021-2022) y medio plazo (2023-2024). “Hemos generado un equipo multidisciplinar para diseñar un plan que será muy participativo y consensuado y que planteará dos líneas de actuación, una primera sobre los productos, experiencias y atractivos de la ciudad, y otra sobre el turismo residencial, del que no existen muchos datos de su impacto en el territorio en la actualidad”. “Es una iniciativa necesaria para dirigir la política turística de Marbella en el futuro”, ha concluido.