El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Marbella, José Bernal, instará en el próximo pleno municipal a retirar los radares urbanos que ahora mismo “sólo tienen un fin recaudatorio” y solicitará que se sustituyan por medidas de control de velocidad.

Bernal señala que, en caso de continuar con alguno de los radares instalados dentro del municipio, el Ayuntamiento lo advierta con antelación, estableciendo señales claras para que los conductores controlen su velocidad, elementos de los que carece actualmente.

El concejal señaló que en la liquidación de los presupuestos figura “una recaudación desorbitada en cuanto a sanciones de tráfico”. De este modo, los fondos recaudados con estas medidas “han multiplicado la previsión que se contemplaba en el proyecto de los presupuestos aprobados por el equipo de Gobierno”.
Recordó además que en la previsión de los presupuestos de 2022 “se prevé aumentar aún más si cabe” la recaudación por multas como consecuencia de la instalación de nuevos radares de velocidad.
Bernal puso de manifiesto que en estos casos se trata de medidas “meramente recaudatorias” ya que “no existe una advertencia previa en cuanto a la instalación de estos elementos, ni otros sistemas para la regulación de la misma”.

Los radares de velocidad instalados por el Ayuntamiento de Marbella en vías urbanas, lejos de reducir la siniestralidad, “están generando un problema económico en dos ámbitos dentro de nuestra ciudad”, declaró Bernal.
Por un lado, dijo, a aquellos empadronados que tienen que pagar una alta multa. “Se trata además de una sanción que hemos de pagar todos por igual, independientemente del nivel de ingresos del sancionado”, ha explicado.

Por otro lado, muchas de estas multas también recaen en aquellos que nos visitan “que, desde luego, no se llevarán la mejor imagen de la ciudad si comprueban como se les ha multado en una zona sin una peligrosidad evidente”.

Aunque desde el Ayuntamiento se asegura que esta medida carece de afán recaudatorio, lo cierto es que los radares se sitúan en zonas en las que el exceso de velocidad “no parece un problema reseñable”, al estar ya regulado por semáforos. “Se trata además de zonas sin excesivas restricciones de visibilidad y sin puntos de atracción que puedan inducir a que los peatones crucen la calzada de manera indebida”, dijo Bernal.

Todo esto ha generado un fuerte malestar entre la ciudadanía de nuestro municipio, que considera que el nivel de impuestos al que hacen frente es ya más que suficiente para no tener que recurrir a una vía de ingresos como la de imposición de sanciones por criterios arbitrarios. “Teniendo en cuenta además que continuamos con uno de los tipos impositivos más elevados de nuestro entorno”, ha concluido.