Florece por primera vez en Estepona una orquídea de las consideradas raras por el gran tamaño de sus hojas

Ha florecido en el Parque Botánico Orquidario, por primera vez, un ejemplar de orquídea calificada como especie rara por las altas exigencias que requiere para su crecimiento. Se trata de la orquídea más grande de la familia de las ‘Phalaenopsis’, y su principal característica es que cuenta con unas hojas de gran tamaño que la hacen singular como especie.

La ‘Phalaenopsis Gigantea’ que acaba de nacer en las instalaciones del Parque Botánico-Orquidario es originaria del norte de la isla de Borneo, concretamente de zonas conocidas como Merutai y La Montaña del Tigre. Esta flor exige condiciones muy especiales en cuanto a luz, humedad relativa y temperatura, por lo que son muy valoradas tanto por los coleccionistas de orquídeas como por botánicos.

En las sucesivas floraciones, este tipo de orquídeas puede alcanzar un tamaño descomunal, con hojas que alcanzan los 90 centímetros de longitud y los 40 centímetros de ancho, en las cuales podría ocultarse un bebé. Por sus dimensiones, son conocidas en Borneo como ‘orejas de elefante’, en alusión no solo al tamaño sino a su forma. Sus flores son grandes, vistosas, de aspecto céreo, con bellas franjas de rojo granate sobre un fondo de color amarillo pálido, y un agradable perfume. Además, esta planta tiene la particularidad de que crece hacia abajo, por lo que los visitantes observarán las raíces y hojas en la parte superior mientras que las flores cuelgan desde la interior.

Debido a la lentitud de crecimiento de esta especia y sus exigencias para prosperar y florecer, la flor sólo será exhibida en los días de cierto calor y sólo durante las mañanas. Por su delicadeza, esta orquídea permanecerá el resto del tiempo en un lugar más recóndito. Aunque se prevé que su floración se prolongue hasta comienzos de abril, todo dependerá de las temperaturas que se registren en los próximos días y semanas.

Cabe recordar que el Parque Botánico Orquidario alberga especies únicas que raramente pueden contemplarse en Europa. El pasado mes de junio floreció el primer ejemplar de ‘Amorphophallus prainii’, una especie procedente del sudeste asiático de la familia de la flor más grande del mundo. Esta especie, que floreció por primera vez en un parque público de España, se caracteriza por su belleza y por un desagradable olor a carne podrida que utiliza para atraer a los insectos que se encargarán de polinizar la flor.

Este Parque Botánico cuenta con más de 4.000 especies de las que más de un centenar se encuentran ahora mismo en floración. Este equipamiento se ha convertido en una de las atracciones más visitadas de la ciudad.