Hidralia apuesta por la innovación con un proyecto para regular las presiones en diversos puntos críticos de Marbella

La compañía, que sigue apostando por la innovación y la transformación digital del servicio de aguas, pretende mejorar la eficiencia de la red de abastecimiento y reducir el número de averías
Hidralia, la empresa que gestiona el ciclo integral del agua en el municipio de Marbella, ha llevado a cabo un proyecto para regular las presiones en algunos puntos críticos de la ciudad. Así, la empresa ha realizado un mapeado de la red de distribución al completo para identificar cuáles eran los puntos más conflictivos: la parte alta de Nueva Andalucía, el sector de Nuestra Señora de Gracia y el sector de El Higueral. Una vez detectados, el siguiente paso ha sido buscar una solución para cada una de las dificultades que presentaba cada caso.
Para la zona del depósito de Cerro del Abogado, que se encuentra en la parte alta de Nueva Andalucía y abastece a numerosas urbanizaciones de la zona, encuentra problemas de altas presiones en el abastecimiento. Para ello se han propuesto una serie de actuaciones: instalar una nueva reguladora de presión en la calle Osa Mayor, sustituir las reguladoras de Sirio y Generalife, y ajustar tres de las válvulas las ya existentes.
El sector de Nuestra Señora de Gracia comprende la zona Sur de Marbella. Para solucionar los problemas de presión de la zona, la solución propuesta es la división del sector en dos, abasteciendo a cada uno de ellos por las entradas ya existentes, una por la avenida Ricardo Soriano y otra por la avenida Miguel Cano. De esta forma se reduce la longitud de tuberías controladas y por lo tanto una mejora en de la detección de los caudales mínimos nocturnos.
El sector El Higueral está situado en Marbella pueblo, al Norte de la AP-7, y en los meses de alto consumo se producen problemas de presión. Para solventarlos, también se propone dividir este sector en dos, instalando un nuevo caudalímetro.
El objetivo de estas mejoras en la distribución del agua potable del municipio es hacerla mucho más eficiente, mejorando el rendimiento técnico hidráulico (es decir, la cantidad de agua que se mete en la red y que termina llegando al grifo de los consumidores) y reduciendo el número de averías, y por tanto de cortes de suministro para sus reparaciones.