Marbella celebrará este sábado 27 de marzo el Día Mundial del Teatro con la representación de la obra ‘La geometría del trigo’

Marbella celebrará este sábado, día 27 de marzo, el Día Mundial del Teatro con la representación de la obra ‘La geometría del trigo’, galardonada con el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2019. Su autor, el reconocido dramaturgo Alberto Conejero, será el encargado de leer el manifiesto previamente a la representación, que tendrá lugar en el Teatro Ciudad de Marbella, a las 19.00 horas. Las entradas son gratuitas con invitación hasta completar aforo y pueden recogerse en la taquilla. La directora general de Cultura de Marbella, Carmen Díaz, ha subrayado que “este señalado día cobra este año mucho más sentido ya que hemos mantenido abierto el teatro en unos momentos muy complicados marcados por el Covid-19, garantizando para ello todas las medidas de seguridad e higiénico-sanitarias, salvo cuando el cierre ha sido obligatorio”. “Además, hemos contado con una excelente respuesta por parte del público”, ha recalcado.

Díaz ha apuntado que en cada ocasión una personalidad internacional de las artes escénicas escribe el Mensaje del Día Mundial del Teatro y en este 2021 su autora ha sido la actriz inglesa Helen Mirren. “Nosotros hemos invitado a la lectura del manifiesto en Marbella a uno de los grandes del teatro en nuestro país, que estrenó en Madrid la pasada semana su obra ‘Esta primavera fugitiva’ con la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC)”, ha añadido la directora general de Cultura. Díaz ha destacado que precisamente fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Dramática 20219 por ‘Geometría del trigo’, que se representa el sábado en Marbella, y que se trata de una obra estrenada en coproducción con el Centro Dramático Nacional, siendo la primera incursión del autor en la dirección escénica. El elenco cuenta con Consuelo Trujillo, Eva Rufo, Zaira Montes, José Troncoso, Juan Vinuesa y José Bustos.

La historia gira en torno a Joan y Laia, una joven pareja de arquitectos en crisis, que viajan de Barcelona a un pequeño pueblo del sur para asistir al entierro del padre del primero, del que nada ha sabido en toda su vida. Una historia ocurrida justo antes del nacimiento de Joan y que tiene como principal escenario las últimas minas de plomo perdidas entre los olivares. Ahora tan solo quedan una pequeña piedra y una carta como herencia aún ininteligible. Estas son las pistas que Joan y Laia seguirán para tratar de comprender la geometría familiar y así quizá poder empezar de nuevo. Porque los países y la familia son también aquello que necesita ser contado y aguarda su momento preciso.